lunes, 30 de enero de 2017

Antes y después de Chloé

La primera Lesly que merece su propia entrada es ésta: Chloé llegó hace años desde Francia, venía con la cara muy pálida y los labios sin color, pero el resto está perfecto. Ojos y pestañas en buen estado y todas las articulaciones bien. Era un trabajo fácil, pero lo fui retrasando porque en un principio le di un tinte rosa a toda la cara para que no estuviese tan blanca, y se me quedó llena de manchas rosas que con el tiempo se han ido suavizando.

Tras lavarle el pelo con agua templada (no caliente, para que no se estropee) y jabón de lavar a mano, le aclaro bien el pelo, y se lo dejo en agua con suavizante para la ropa. Procuro que no le entre agua en los ojos ni en el cuerpo. Le lavo el cuerpo con un trapito y le aclaro muy bien el pelo.

Le seco el exceso de agua con una toalla, la peino con cuidado y le pongo rulos para darle algo de forma al pelo. Los rulos quedan demasiado marcados ahora, pero no creo que le aguanten mucho tiempo. E imagino que si los cepillo, se irán.

Para mí es muy importante bajarle bien el flequillo. Estas leslys son más guapas con el flequillo hacia abajo. Y a mí, personalmente, no me gusta que se vean los injertos de pelo en el vinilo, ni en leslys ni en nancys ni en barriguitas.

Para el flequillo, le pongo un gorro o una cinta hacia abajo una vez que esté bien peinado.

El primer vestido que le he hecho es en tonos suaves, para acentuar su carácter dulce, que es el que yo le imagino a esta Lesly.

Y ahora sí: el antes de Chloé:
 Después:

Antes:

Después:

miércoles, 25 de enero de 2017

Barriguitas de mi infancia

Mi blog cumple OCHO AÑOS!!!!
Y tengo que hacer un merecido homenaje a los Barriguitas de mi infancia, porque si no hubiera sido por ellos, este blog no llevaría tantos años abierto. Me explico:
La época dorada de los Barriguitas me cogió ya un poco mayor para jugar con muñecas (ja, ja, ja, ha salido eso de mi boca????), tendría unos 14 años. Pero me parecieron irresistibles y tuve estos dos: un negrito (que es el realmente de mi infancia, el primero que tuve), y un blanquito exactamente igual que éste.

Como ya éramos "mayores" y nuestros padres no nos compraban más muñecos, mi prima y yo decidimos regalarnos vestidos y cosas de los barriguitas. Yo le regalaba algo a ella, y claro, ella en compensación me tenía que regalar algo a mí. Y nuestros padres no podían decir nada, ja, ja, ja. magnífico truco!!

Estos dos vestiditos son también de mi infancia, están nuevecitos y los recuerdo como de las cosas más bonitas que he tenido. Tengo unos cuantos originales más pero me encanta coser en mini, así que mis barris tienen el vestuario de unas divas.

Años más tarde decidí comprar un par de barriguitas para mi niña (uno de ellos el blanquito de la foto) y me metí en este mundillo muñequil. De las barris a las nancys, y de ahí a crear este blog que "sólo" habla de muñecas,

aunque también de costura, de cuentos, de arte, de moda, de trucos, de regalos, de aventuras...

La Biblioteca Silvestre lleva abierta años (ocho, y he celebrado todos los aniversarios). A mí me gustaría que fueran muchos más. 
Con su permiso (el de los barris...) y con mi agradecimiento a todas las personas que me visitan asiduamente y a los que vienen y repiten.

jueves, 19 de enero de 2017

Reclutando a la tripulación

Soy la Capitana Henrietta Morgan y a punto estoy de reclutar marineros para la tripulación de mi fragata.

Estos son mi contramaestre Daniel Timonel y la oficial de cubierta Blanca Bandera.

Son mis mejores oficiales y siempre están debidamente uniformados.

Tienen órdenes estrictas de reclutar a los mejores grumetes, basándose en su experiencia y en sus habilidades marinas.
-Señores, procedan a las entrevistas.

-¿Cómo te llamas, grumete?-
-Alejandro Bitácora, señor.

-Esto empieza bien. ¡Currículum y habilidades!

-He navegado en sueños por los mares del Sur y las Islas de Barlovento, señor, y sé hacer nudos, coser el velamen y me encanta la sopa de sobre.
-Cruza la pasarela.

-A sus órdenes, mi contramaestre! Somos Celeste y Marina Salvatierra, hijas del Gran Capitán y asiduas visitantes de todos los museos marítimos y acuarios del Globo.


-Como somos gemelas podemos estar en popa y en proa o en babor y estribor a la vez y nos comunicamos telepáticamente.
-Empezáis ahora mismo.

-Se presenta Coral Velero, señor, pescadora en los arrecifes, y ex-ballenera, tengo una vista prodigiosa y huelo la tierra firme a 500 millas, señor.

-Tengo dos peces de colores llamados Nelson y Garfio.
-Preséntese en el puente de mando en diez minutos.

-Marinero Benjamín Le Bateau, señor. Estuve enrolado con el almirante Portius Blendium durante dos años y nunca enfermé. Nunca sudo ni me huelen los pies.

-¡Por Neptuno!, este es el marinero perfecto, lo fichamos.

-Stella Flint para servirle señor, estudiante de Náutica y Botánica. Hago juegos malabares y toco el acordeón en mis ratos libres.

-Conozco las estrellas y hago unos flanes de algas buenísimos.
-Mmmh, deshaga su hatillo grumete, se queda con nosotros.

-Me llamo Francisco del Monte, me encanta montar a caballo y el circo y juego al bádminton.
-Puf, un marinero de agua dulce..., mejor buscas otro trabajo, botarate!.

-Capitana Morgan, ya está reclutada la tripulación, señor!
-De acuerdo entonces, ¡largad amarras, haced girar la corona de barbotín, levamos ancla!
¡¡Contramaestre a la crujía; oficial de cubierta, ejecute la jarcia de labor, cace el foque de mesana, ciña los botalones del bauprés; grumetes, levad la mayor, adelante el mascarón de proa!!
¡¡A toda vela!!

-¿El foque de mesana, señor? ¿No sería más conveniente la gavia o el sobrejuanete??

-¡Donde hay capitán no manda marinero!

viernes, 13 de enero de 2017

El proceso asilvestrador

Os parecen feas y ridículas? Eso mismo pensaron Susi y Chloé cuando se vieron de esta guisa,

 pero es que mirad cómo llegaron a la Biblioteca:

Susi acaba de llegar justo antes de los Reyes Magos.

Chloé vino de Francia hace unos cuantos años, muy pálida de cara, intenté sonrosarle un poquito la "piel" y lo puse peor.

Le falta también pintura de labios y tiene el pelo hecho un nido de pájaros.

Susi sólo necesita un buen baño y retocarle un poco los labios.

Así, que sabiendo que en la Biblioteca Silvestre nos gustan las chicas limpias y bien peinadas, les dimos un baño, les pusimos el pelo lleno de rulos (algunos improvisados, luego os enseño), unas batas de sus hermanas mayores a falta de ropa propia,

 y llamé a mis mejores cuenta-cuentos para que las distrajeran un rato. Todas contentas.

Mucho más relajadas, Susi y Chloé empezaron a asilvestrarse rápidamente.

Hay que ver la armonía que se respira entre estas chicas.

Mis cuenta-cuentos son las mejores del mundo!!

A que ya no os parecen tan feas ni tan ridículas??

Beatriz estaba esperando su turno de lectura.

Y Pipsy adora leer cuentos de hadas y siempre está dispuesta a crear un ambiente mágico.

Con Chloé agotamos todos los rulos que teníamos en la Biblioteca, así que

tirando de imaginación, a Susi le tuvimos que hacer los rizos con corchos de vino.

Por fin se me asilvestran estas leslys. Ya era hora!!!

sábado, 7 de enero de 2017

Con las manos en los bolsillos (Nenuco)

Otras que adoran los bolsillos son las Nenucas de nuestra biblioteca. En este caso todos son de plastrón, así que no tengo nada más que decir al respecto. 
Mi hija dice que este conjunto es la ropa de ir al colegio de las Nenucas. Debe de ser que le parece un uniforme. Curioso.

Como curioso es conjuntar un vestido de tirantes y unas botas de agua, no?


O llevar unas botas con el interior de pelo y llevar el ombligo al aire!!
Y qué me decís de ir en mangas de camisa pero con gorrito de lana??


Bueno, está bien cuestionarse de vez en cuando...
Blogging tips